Pöppelmann Ibérica celebra 25 años de existencia.

Hace 25 años, Pöppelmann inauguró en España su primera sucursal en el extranjero. En la actualidad, el equipo de PPI continúa asesorando y asistiendo con mucho éxito a nuestros distribuidores y clientes en España y Portugal.

Lo que empezó el 25 de octubre de 1992 en Vilassar de Mar como una pequeña sucursal a cargo de una persona, fue evolucionando con el tiempo para convertirse en una empresa con éxito. Gracias a las soluciones individualizadas y de gran calidad fabricadas en plástico, a las ideas innovadoras y al incansable empeño de los empleados,  Pöppelmann Ibérica (PPI) ha logrado consolidarse en el mercado español y cada vez más en el mercado portugués. En la actualidad, nuestro equipo de PPI se ha convertido en un asesor competente en la comercialización de nuestros productos y de todos los servicios que Pöppelmann ofrece desde sus divisiones de negocio KAPSTO®, FAMAC® y TEKU®.

25 años de PPI: éxito desde los primeros pasos hasta la actualidad.

Hace casi 25 años, nuestra primera colaboradora en PPI, Helen Krempien, abrió su oficina en una pequeña localidad ubicada en el nordeste de España. «Estaba justo al lado del mercado de flores, en Vilassar de Mar. Vista desde fuera, la oficina, que incluía un pequeño almacén, parecía más un garaje que la sede de una empresa», evoca con cariño Helen, al recordar las primeras épocas. «Entonces no había Internet, pero yo ya tenía un PC y un equipo muy moderno que combinaba teléfono y fax.»

Helen Krempien empezó con la comercialización de los productos TEKU® de Pöppelmann, para la horticultura profesional. Poco después asumió la comercialización de los productos KAPSTO®. Gracias al buen desarrollo de los pedidos, se contrataron dos personas más. También se cambió de oficina: en el año 1998, PPI se trasladó a unas instalaciones nuevas, más grandes. El equipo siguió creciendo e incorporando nuevos colaboradores, por lo que en el año 2012 empezaron con la comercialización de los productos FAMAC®. PPI fue capaz de mantenerse incluso a pesar de la complicada situación económica en España. Al contrario: esa situación solo hizo que el equipo estuviese mucho más unido. «Aunque somos una empresa pequeña en España, somos parte de la gran familia internacional de Pöppelmann y estamos diariamente en contacto con nuestros compañeros en Lohne», comenta Elena Martín sobre su trabajo en PPI en Vilassar de Mar.

Las mejores perspectivas para los próximos años.

En la actualidad, el trabajo diario de Helen Krempien y su equipo es más fácil gracias a modernos programas de facturación y traducción. Además, la estrecha colaboración con los compañeros de Lohne favorece que la logística sea precisa y las exigencias de calidad sean las más altas, y permite un constante desarrollo de los productos, con el fin de lograr el éxito de PPI. No hay nada que impida que en el futuro continúe el éxito de los últimos 25 años.